Cibercultura no es nada hasta no verla en casa.

Saber de una abuela que abre su perfil en redes sociales para no ser excluida de las fotos de sus nietos y termina convirtiéndose en la Community Manager de la familia.

Saber de un emprendedor que decidió probar la posible relación entre interactividad y adoración sagrada, haciendo que los fieles a una inglesia ortodoxa se vincularan a un juego de PS3 bastante intuitivo.

Saber de las tumbas con códigos QR, de los videos post mortem a activarse en redes sociales para dejar en un Time Line un último epitafio (uno a largo plazo).

Saber todo eso no significa nada hasta no ver tu futuro, el futuro de millones de seres humanos que hoy somos parte de “la unidad y la nube” a través de nuestras ventanas, este abuelo puja como lo haremos seguramente muchos de nosotros quienes ya no nos reuniremos a escuchar “boleros”, a escuchar música vieja, no, todo siempre nuevo en eterna mezcla, los viejos seremos nosotros en nuestro “eterno presente digital”.

*por cierto, creo que este abuelo está jugando Grand Theft Auto, no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s