neurotonterías.

Si tratan de venderle algo con el dibujo de un cerebro, dúdelo.

La neorociencia es el hielo llegando a Macondo, la novedad en medio de un mar de incertidumbres creado por cientos hablando de nada en concreto; llegaron entonces figuras mesiánicas, empresas redentoras con acceso a scanners capaces de medir el movimiento de la pupila sobre la imagen y las áreas del cerebro que se activan en un momento determinado.

Una vez comprado el estudio, el cuál no podría ser económico pues dejaría en duda su propia reputación (te someterías a una cirugía barata? no? tienes razón, las costosas nunca dejan tijeras dentro del paciente, son infalibles) se convierte todo en una representación del cuento “el traje nuevo del emperador”, donde solo los “inteligentes” podían ver el traje del rey, quien paseaba desnudo por las calles hasta llegar a los barrios bajos y recibir las burlas de quienes no necesitaban su aprobación; es sorprendente ver cómo quienes compran los servicios de estas neuro-empresas defienden todo lo que afirman, incluso cuando se les cuestiona con las preguntas correctas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s