el canal del dictador.

Se transmite en directo, todo el día, una cámara fija mirando a su habitación, se para y agacha, se rasca la espalda, le pican las culpas y las carachas.

El dictador trajo trenes, puentes, tranvías, y a color la imagen de su bandera pero no las masacres y una que otra mentira, el pobre es un mártir que a cambio de ser olvidado se aloja en una celda en plaza central, mediatizado, viejo, tras una pared de cristal grueso que la mitad del país adora y la otra a escupe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s